Toma de medidas de un abdomen.

Conoce el síndrome metabólico: Conceptos básicos

El síndrome metabólico es una suma de factores que pueden crear complicaciones graves en la salud. Desde problemas cardiovasculares hasta daño en el cerebro, es un problema que quieres mantener a raya.


Existe un padecimiento cada vez más común entre la población mundial, en especial la que reside en países desarrollados o en desarrollo, que es llamado síndrome metabólico.

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico es un conjunto de factores que en presencia simultánea en el paciente aumentan su riesgo de sufrir enfermedades graves como la diabetes tipo 2 y problemas cardiovasculares.

Si una persona presenta al menos dos de los factores asociados al síndrome metabólico se procede a proponer una serie de ajustes para procurar revertir la situación o ralentizar sus efectos sobre el cuerpo.

Síndrome metabólico: Criterios para su diagnóstico

El síndrome metabólico es un grupo de factores que ponen en riesgo de una persona. Estos son:

  • Obesidad abdominal

También conocido como “cuerpo de manzana”, es la acumulación de grasa en exceso en la zona abdominal. Esta grasa presenta un mayor riesgo para las enfermedades coronarias que una distribución significativa de la misma por todo el cuerpo.

  • Triglicéridos altos

Contar con valores por encima de los 150 mg/dl de este tipo de grasa en sangre representa un alto riesgo de sufrir de este síndrome.

  • Bajo nivel de colesterol HDL

El HDL, también conocido como colesterol bueno, es importante pues se encarga de trasladar el LDL (colesterol malo) al hígado para que sea desechado. Tener un bajo nivel de HDL implica una capacidad reducida de procesar el LDL.

  • Presión arterial alta

La presión alta constante, o hipertensión, es una patología que puede incidir directamente en el desarrollo de problemas cardiovasculares. De igual modo causa estragos en los riñones y disminuye su funcionamiento.

  • Alto nivel de glucosa en ayunas

Tener valores por encima de los 100 mg/dl de azúcar en sangre, en ayunas, representa una posibilidad de desarrollar diabetes. De allí que se relacionen síndrome metabólico y diabetes a menudo.

¿Qué órganos del cuerpo están ligados al síndrome metabólico?

Al entender qué es el síndrome metabólico habrás notado que se habla de diversas complicaciones de salud. Esto es porque, a largo plazo, puede afectar a varios órganos del cuerpo, además, de forma simultánea.

Riñones

La obesidad y los altos niveles de azúcar en sangre afectan el funcionamiento regular de estos órganos. En el primer caso, pueden aparecer los conocidos cálculos renales; en el segundo, ocurren daños a los vasos sanguíneos que reducen las capacidades del riñón para filtrar la sangre.

Si la sangre no es filtrada de forma adecuada, los residuos tóxicos se acumularán en la sangre y traerán complicaciones severas a futuro.

Hígado

El exceso de grasa conduce al desarrollo del llamado hígado graso, una afección que produce inflamación de este. Si el problema no se trata a tiempo, puede convertirse en una cirrosis hepática con consecuencias mucho más graves.

Páncreas

Otro órgano afectado por la grasa y el exceso de azúcar es el páncreas. Por ser un órgano muy delicado, en la mayoría de los casos síndrome metabólico y diabetes se convierten en sinónimos.

Corazón

Uno de los mayores peligros del síndrome metabólico es su capacidad de transformarse en afecciones cardíacas. Las complicaciones del corazón provienen, claro está, de los problemas de obesidad.

Cerebro

Un órgano que quizás no esperabas ver en esta lista. El cerebro, según un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México, se ve afectado por las dipocinas, unas sustancias liberadas por la grasa abdominal y que causan inflamación cerebral.

¿Por qué es importante vigilar el síndrome metabólico?

Ahora que sabes de qué trata el síndrome metabólico, los criterios para determinar si puedes sufrirlo y cuáles órganos se ven afectados, es importante que sepas que estar atento a cualquier señal de su aparición es vital.

¿Por qué? Pues muchas de las enfermedades que se desarrollan a partir de presentar dos o más de estos criterios, como la diabetes o la enfermedad renal, son de carácter silencioso; sus síntomas no son evidentes hasta que ya están desarrolladas.

Si cumples uno de los cinco criterios que hemos listado, puedes empezar a hacer cambios en tus rutinas para preservar tu salud.

En el caso de que cumplas con 2 o más criterios, lo ideal es que acudas al médico para proceder con los respectivos descartes de enfermedades graves. 

Por otra parte, todas las posibles afecciones derivadas del síndrome metabólico están interconectadas entre sí. ¿Qué quiere decir esto? Que la presencia de una puede terminar desencadenando la aparición de otra, si no se trata adecuadamente. 

Recuerda entonces estar muy atento a tus niveles de presión arterial y signos de obesidad abdominal. De igual manera chequéate anualmente con tu médico para exámenes de sangre que te permitan descartar cualquier padecimiento. La prevención es tu mejor opción.

Este artículo contiene recomendaciones generales, consultar con un profesional de la salud calificado.

Glucerna® este producto no reemplaza su medicamento, consultar con su médico. Publicidad dirigida para mayores de 16 años. 

WF4745

BIBLIOGRAFÍA

MedlinePlus. Síndrome metabólico. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/metabolicsyndrome.html

Rodríguez Porto, Ana Liz, Sánchez León, Mayra, & Martínez Valdés, Leonardo L.. (2002). Síndrome metabólico. Revista Cubana de Endocrinología, 13(3). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-29532002000300008&lng=es&tlng=es.

Lizarzaburu Robles, Juan Carlos. (2013). Síndrome metabólico: concepto y aplicación práctica. Anales de la Facultad de Medicina, 74(4), 315-320. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-55832013000400009&lng=es&tlng=es.