6 CLAVES DE LA ALIMENTACIÓN

Lo más importante es consumir alimentos saludables preparados de forma especial. Ten en cuenta estos tips y toma el control de tu condición.


Existen muchos mitos con respecto a qué alimentos puede comer una persona que tiene diabetes, es muy probable que haya gente que te recomiende alguna dieta para “personas con diabetes” que alguna vez le escuchó a alguien más, sin embargo, lo más importante es consumir alimentos saludables preparados de forma especial. Ten en cuenta estos tipos y toma el control de tu condición.

1. Horario de comidas

Realizar las tres comidas principales en el día, en las cantidades que te recomiende el médico y siempre en un horario similar, es clave para controlar el azúcar en la sangre. Sin embargo, si puedes comer cada 4 ó 5 horas sin incrementar la cantidad de alimentos y distribuyendo la cantidad adecuada entre las comidas de todo el día, será mucho mejor. Es posible que tu profesional de la salud o nutriólogo te recomiende comer algo entre el almuerzo y la comida, y antes de acostarte; pero si estás buscando controlar tu peso no te asustes si sientes que es demasiado, él te ayudará a encontrar un equilibrio entre las porciones, las calorías diarias ideales y tu actividad física.

2. Todos los grupos de alimentos son importantes

Que te hayan diagnosticado con diabetes no significa que debas dejar de comer. Es importante que en tus comidas incluyas alimentos de todos los grupos para que tu cuerpo obtenga todos los nutrientes que necesitas. En tu dieta no deben faltar los alimentos de origen animal, los cereales integrales, las verduras y las frutas.

3. Come menos grasa

Si padeces diabetes es muy importante que tomes en cuenta la preparación de los alimentos. Elegir cocinarla a la parrilla, al vapor o hervida en agua, te favorecerá mucho más que freírla. Debes comer carnes con poca grasa y al escoger lácteos como leche, queso o yogur, también te debes fijar en que no tengan grasa o tengan muy poca.

4. Limita/Elimina el consumo azúcar simple

Moderar el consumo de carbohidratos, evitar azúcares simples como dulces, harinas, golosinas y azúcar mesa, y comer menos galletas, bizcochos, tortas, empanadas, pasteles, pan dulce, dulce de leche, caramelos, galletas de chocolate y cereales azucarados en el desayuno; te ayudará a que no se suba el nivel de azúcar en la sangre que es lo que más te hace daño. 
Comer más fibra en alimentos como frutas, legumbres, verduras y cereales integrales, y tomar más agua, te ayudará a asegurarte de consumir menos azúcar.

5. Limita el consumo de sal

La presión arterial alta y los problemas de los riñones se pueden prevenir disminuyendo el consumo de sal. Para conseguirlo puedes adquirir hábitos como no ponerle sal a la comida sin haberla probado antes, no sazonar con sal durante la preparación, evitar los enlatados, envasados, encurtidos como pepinillos y embutidos como salchichas y salchichones.

6. Ojo con el alcohol

La cerveza, el vino y los licores destilados pueden provocar que tus niveles de azúcar en la sangre se bajen, especialmente si no has comido. Además, cuando tomas alcohol tu hígado deja de ayudar a tu cuerpo a mantener los niveles de azúcar y se dedica a procesar el alcohol.

Es posible que un trago de vez en cuando no te afecte, pero si te excedes, el alcohol puede afectarte el control de tu peso. Además, combinar unos tragos con los medicamentos que tomas, puede ocasionar efectos peligrosos para tu salud.