mujer con alimentos muy saludables en una mesa

Cómo cuidar tus riñones en la diabetes

Las consecuencias de no cuidar bien de tus riñones pueden resultar peligrosas, conoce la importancia de sus cuidados y las buenas prácticas que puedes hacer para prevenir enfermedades crónicas.


Los riñones se encargan de varias funciones que influyen directamente en la calidad de tu salud, pues son responsables de formar la Vitamina D, filtran y desechan lo que tu cuerpo no necesita, además de ayudar a mantener tu presión arterial en valores adecuados. Esta última es una de las características más importantes si tienes diabetes, ya que es esencial para evitar complicaciones.

De no cuidar bien tus riñones puedes causar enfermedades crónicas como la Nefropatía diabética, considerada peligrosa pues surge de una hiperglucemia constante que termina por dañar los vasos sanguíneos. Además, provoca presión arterial muy alta, retención de líquidos y deterioro en las funciones renales.

Es importante fomentar hábitos de vida saludable, y estar enterado de los cuidados pertinentes para un correcto mantenimiento de nuestro cuerpo. Existen estudios que te ayudan a conocer el estado de tus riñones, pero debes consultar el adecuado con tu médico; sin embargo, hay algunos puntos esenciales para mantenerlos sanos y aquí te los decimos:    

Mantener la presión en niveles adecuados: Es recomendable medir tu presión arterial cada 15 días y que esta se encuentre alrededor de 130/80mmHg, de estar fuera de proporción los vasos sanguíneos se hacen más gruesos y acumulan más grasa en órganos como los riñones.

Controlar la glucosa en sangre: Haz un registro diario para conocer en qué momento tu glucosa sale del parámetro adecuado y junto a tu médico poder tomar las medidas correctas para ti. Recuerda que un nivel óptimo de glucosa, cuando se tiene diabetes, está por debajo de 130mg/dl en ayunas y 180mg/dl dos horas después de comer.

 

Toma mucha agua: Tiene la capacidad de transportar los nutrientes y ayuda a eliminar las sustancias de desecho, lo que apoya la buena función de tus riñones; además influye en la temperatura corporal y en la función de los músculos. Ten en mente que la cantidad de agua se ajusta a tus necesidades, pero cuida que no sea menor a la establecida en ´la jarra del buen beber´. 

Tener una dieta balanceada: Cuida de la calidad y la cantidad de tus alimentos, aunque no hay una comida prohibida, es importante que conozcas los más convenientes para ti. Tu dieta es única pues todos tenemos necesidades y metas personales y aunque puedes guiarte con ´el plato del buen comer´, es recomendable acercarse a un nutriólogo o especialista.

 

Tratar infecciones en vías urinarias en tiempo y forma: Requiere atención médica y atenderse a tiempo, si no, puede llegar hasta los riñones y causar daño permanente; además de poner en riesgo tu vida si las bacterias se esparcen por el torrente sanguíneo. Usualmente se puede tratar con medicamentos.

Evitar el uso de tóxicos para los riñones: Hay medicamentos que se venden de forma usual, pero al usarse por tiempos prolongados, pueden dañar los riñones, como los analgésicos (medicamentos para el dolor), por lo que es importante no automedicarse.

 

Recuerda que todo va relacionando para mantener tu salud en óptimas condiciones, y debes consultar a tu médico para tomar las mejores decisiones que te ayuden a lograr tus metas sin afectar tu bienestar. ¡Anímate, tú puedes!  

Bibliografía


Backhoff Alard Erika, Rivera Hernández Nancy, “Viviendo sanamente con Diabetes”, Edit. Content Ed Net, S.A. de C.V., México, Asociación Mexicana de Diabetes, 2018, pág. 136, 142,143,145.

Mayo clinic, “Infección renal”, EE.UU., Septiembre-2018, Consultado en:

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/kidney-infection/symptoms-causes/syc-20353387

MedlinePlus, “Nefropatía por analgésicos”, Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., EE. UU., Julio-2019, Consultado en:

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000482.htm